Con graves problemas de movilidad y una fuerte apatía del alcalde por solucionar esta problemática, el turístico municipio se encuentra afectado por un grave problema de movilidad que lo coloca de manera vergonzosa como el más persistente en toda la región sur de la entidad.

Adornado con sus calles empedradas, los techos de teja, sus fachadas y balcones que se unen a ese distintivo estilo colonial que pierde su belleza y atractivo ante la falta de un verdadero proyecto que contrarreste la acumulación de vehículos en el primer cuadro de esta turística ciudad, que día a día se ve afectada por la falta de vías alternas que contribuyan al desahogo de la cabecera municipal.

El crecimiento desordenado del comercio informal que día a día gana más espacio, sus angostas calles, la falta de apoyo para la creación de más estacionamientos públicos debido a que los 7 existentes son insuficientes, así como la falta de aplicación enérgica del bando municipal y de los locatarios que apartan los espacios en las calles reduciendo más las áreas destinadas al libre acceso peatonal y vehicular.

En un recorrido por esta turística zona, se constató que las calles con mayor tráfico son el camino Temascaltepec-Valle de Bravo, Antiguo Camino a Colorines, las Calles el Manguito y Ameyal, Zona Costera de la Fray Jiménez de la Cuenca y “El Arco” con dirección a Donato Guerra y Amanalco de Becerra, vías que no pasan por el primer cuadro pero siempre están saturadas de vehículos que circulan a baja velocidad acrecentando los tiempos de trayectos para salir de este embudo.

Las autoridades locales han tratado de agilizar la afluencia de vehículos con el cambio de circulación de varias calles, sin embargo esto no ha dado resultados, por lo que se presume el primer cuadro necesita de un proyecto bien estructurado por profesionales (no de amigos del alcalde), que den solución al problema a corto, mediano y largo plazo, reconociendo el incremento en el número de autos que transitan por las calles del primer cuadro de esta turística ciudad.

En el año 2014 el entonces alcalde Francisco Reynoso Israde, dio a conocer la implementación del programa “Uno a Uno”, el cual favorecería el desahogo vehicular notablemente y en las horas de mayor tráfico, sin embargo, este programa al igual que otros, no cumplieron con la misión con la que fueron creados y esta ciudad sigue sufriendo de un grave problema de movilidad en su primer cuadro y sobre las calles que atraviesan al mismo.

Por su parte, vecinos del municipio, en especial de la cabecera municipal, aseguran que el alcalde vallesano en turno, Mauricio Osorio Domínguez, le falta carácter para reubicar a los taxistas, vendedores ambulantes y poner orden en la cabecera municipal, limitándose a solo practicar golf, olvidándose de proyectos bien estructurados para desahogar las principales calles de esta localidad, por lo que se presume, este problema seguirá creciendo cada vez más ante la falta de trabajo, capacidad y atención de las autoridades en turno que mantienen toda su atención en su re elección y no en atender la problemática que sufre la ciudadanía.

Redacción: Quadratin.com.mx.



Compartir