TEOTIHUACÁN, Méx.- 27 DE MAYO DE 2016.- Un nuevo intento de linchamiento se registró en este municipio, ahora en la comunidad de Santa Maria Maquixco, también conocido como La Garita, luego de que el pasado 24 de mayo, habitantes de Atlatongo lincharon a tres presuntos secuestradores, dos de los cuales murieron.

Alrededor de las 23:30 horas de ayer, unos 100 pobladores de El Palomar detuvieron a dos hombres que presuntamente intentaron secuestrar a una joven de 17 años, hija de un vecino al que los sujetos intentaron extorsionar previamente.

Reportes indican que familiares y vecinos se percataron de la situación y lograron detener a dos de los tres presuntos plagiarios, uno de los cuales logró darse a la fuga.

Añadieron que los colonos golpearon a los hombres, aunque policías municipales y estatales dialogaron con los vecinos y lograron que les fueran entregados, por lo que fueron trasladados al Ministerio Público de Teotihuacán, junto con un automóvil Tsuru blanco en el que viajaban.

Dijeron que minutos más tarde, cerca de 10 vecinos arribaron al lugar, para exigir la detención de un tercer delincuente, al que ya tenían ubicado, sin que hasta el momento se tengan reportes de ellos.

Afirmaron que los pobladores se trasladaron hasta el Ministerio Público de Teotihuacán, para garantizar que los dos detenidos no fueran liberados y exigían que fueran entregados al Ejército.

Mencionaron que alrededor de las 3:00 horas de hoy, los colonos quemaron el automóvil de los presuntos plagiarios e insistieron en la presencia del Ejército Mexicano.

Agregaron que policías estatales y municipales resguardaron el Ministerio Público, además de que replegaron a los pobladores que incendiaban el vehículo, lo que fue aprovechado para sacar a los dos detenidos y trasladarlos al Centro de Justicia de Tecámac.

Santa María Maquixco se ubica cerca de Atlatongo, donde pobladores dieron muerte a un hombre y una mujer que presuntamente secuestraron a uno de sus vecinos, en tanto que otro hombre sobrevivió, quien permanece detenido.

La procuraduría de justicia de la entidad detuvo a 18 habitantes de Atlatongo, los cuales fueron liberados horas más tarde, con el argumento de que no había elementos para acreditar su participación en el linchamiento, pues no hubo flagrancia en su detención.